UnicoyReal.com

Juan Patricio Furlong coima que volverá al pueblo

15/05/2017

Juan Patricio Furlong coima

La Corte de Apelaciones obligó el reintegro de la plata y bienes secuestrados a los allegados de Augusto Pinochet. 17 millones de dólares a una persona que, como dictador, logró juntar solo uno. No cierra, pero así es. Para concluir. Yo tengo la idea repartir un dólar de todos los 17 millones de ciudadanos, e ir a devolvérselos a los Pinochet.

A la vez, reintegramos asimismo el merodear eterno de madres y abuelas, consultando desesperadamente por sus familiares: es morocho, tiene barba, pantalón azul y remera clara, ¿lo vieron? … ¿alguien lo ha visto? es mi hijo, mi nieto, en que lugar está, ¡quién lo ha visto! … Devolvamos la incapacidad, el silencio y la amargura raspa en el pecho de esas madres y abuelas, inmediatamente pasaban y pasaban los días, y las noches se concebían cada vez más terribles y cada vez más largas, y ellos no volvían, ellos no se podían encontrar.

Eran detenidos

Retomemos los rieles recorridos en que ataban los cuerpos humanos previamente a tirarlos al agua.
Retornemos los restos frío de esas niñas, adolescentes, que un día sacaron del colegio, y que su familia nunca más volvieron a ver. Nunca en la vida.

Juan Patricio Furlong coima

Y de esa forma, desde el dolor, sobre las montañas y los bosques, construyamos otro Chile. No uno sostenido por negociantes y custodiado por militares. Un Chile donde se ven montones de Chiles. Una región que no mezcla nivel de vida con nivel de consumo. Un lugar donde las señoras humildes que invitan a compartir el té y a comer tostadas con mantequilla al lado de la salamandra, mientras se conversa del clima o se juega a las cartas, y se vive por puro vivir nomás, así como juega el niño sin saber que juega o tararea el pájaro sin saber que canta. Ese Chile simple que quedó dañado por el miedo a los demás, el uso y la demostración.

Que nada quede

Por ustedes vamos, familia Pinochet, les devolvemos su plata y su Chile, les devolvemos todo. Agarrenlo, es suyo. No toleramos cualquiera de sus rastros. Nunca más.